JS Blinker - шаблон joomla Создание сайтов
 español  ingles

HACIA UN NUEVO PARADIGMA

Amylkar D. Acosta M[1]

[1] Director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos

Colombia fue pionera en Latinoamérica al consagrar en su Constitución Política el principio del desarrollo sostenible y al crear el Ministerio de Ambiente, como cabeza visible del Sistema Nacional Ambiental (SINA), a través de Lay 99 de 1993, que ya cumple 22 años de expedida. A través de la misma se les dio un giro y otro perfil a las corporaciones autónomas regionales, que a partir de entonces hacen parte del SINA. Me cupo en suerte ser uno de los ponentes de esta Ley a través de la Comisión V del Senado, lo cual me llevó a hacer algunas reflexiones que quiero compartir con ustedes a propósito del clima y el agua, que son los temas que nos ocupan en esta jornada de trabajo que realizaremos el día de hoy.Como se recordará entre 1992 y 1993 el país padeció 14 largos meses de racionamiento del servicio de energía eléctrica a consecuencia del fenómeno del Niño. Pues bien, me correspondió coordinar la Comisión congresional que analizó las causas y determinó los responsables del “apagón”, como se le denominó desde entonces. Y pudimos establecer que la principal causa del colapso del sistema eléctrico había radicado en la subestimación del costo del racionamiento y esta a su vez se atribuía al hecho de partir de la falacia de que el agua tenía costo cero.  Me atreví a cuestionarla con mi tesis, considerada para entonces una herejía, en el sentido de que el agua había dejado de ser un bien libre para convertirse en un bien económico y fui más lejos al aventurar la afirmación de que el agua había dejado de ser un recurso renovable por cuenta del cambio climático. De allí nació mi iniciativa, contemplada en dicha Ley (parágrafo del artículo 43), que obliga a invertir el 1% del valor de todo proyecto que conlleve el uso del agua en la preservación, conservación y recuperación de la cuenca hidrográfica de la cual se sirve.