JS Blinker - шаблон joomla Создание сайтов
 español  ingles

Fernando Yzaguirre de origen Español se vincula a la Uniatlántico

Frnando de Yzaguirre García es Doctor en Psicología Social por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Máster en Psicosociología y Sociología Clínica por la Sorbonne, Université París-VII (París Diderot) y Licenciado en Sociología por la Universidad Nacional al Distancia (UNED). En la actualidad, es Docente de tiempo completo de la Facultad de Ciencias Humanas, en el Programa de Sociología de la Universidad del Atlántico en periodo de prueba. Yzaguirre García accedió a contar como está viviendo su experiencia profesional, en el momento de haber ganado el Concurso Docente 2014 convocado por la Universidad del Atlántico.

¿QUIEN GANA Y QUIEN PIERDE CON LA APRECIACIÓN DEL DÓLAR ANTE EL PESO COLOMBIANO?

 

 

Por: Jorge Vergara Carbó.
Economista. Magíster en Administración Pública O.E.A

Hace exactamente diez años,  en diciembre 23 de 2004, escribí y publique un artículo titulado “Quién gana y quién pierde con la apreciación del peso colombiano “hoy escribo un artículo inverso “Quién gana y quién pierde con la apreciación del dólar”.
En ese entonces fue el peso colombiano el que se apreció frente al dólar en un 15.2%, ya que su TRM en enero de 2010 fue de $2.747.06 pesos por dólar,  y en diciembre del mismo año la TRM fue de $2.385.10.
La situación varió sustancialmente durante el año 2014, la TRM en enero fue de $1.932.59 pesos por dólar y en diciembre la TRM estaba en $2.405.31 pesos por dólar, es decir, un incremento del 24.5%,  lo que significa que quienes atesoraron dólares durante el año 2014,  los compraron en el mes de enero y los mantuvieron todo el año obtuvieron una ganancia del 24.5%.
Tanto en el año 2004, como en el año 2014, las proyecciones de la junta directiva del Banco de la Repúblicas fallaron, una por defecto, y la otra por exceso.

 

En economía,  las pérdidas y ganancias no se quedan en el aire, quienes ganan lo hacen a costa de quienes pierden.

Igual ha quedado demostrado que en un sistema cambiario que fija el precio de la moneda por el mercado, cuándo a ese país la oferta de dólares (entrada) es mayor que la demanda (salida) de dólar, la moneda de ese país se aprecia. Hablo de apreciación y no de devaluación,  porque este último término hoy día no debe utilizarse ya que no tenemos banda cambiaria o control de cambio, sistemas estos que le permitían a la banca central intervenir el mercado, bajando o subiendo el valor del dólar de acuerdo a lo que sus directivos consideraran conveniente para el país. En cambio con el sistema de cambio fijado por el mercado,  la opción de intervención de la banca central se centra en comprar o vender dólares para evitar movimientos especulativos únicamente. Eso es lo que ha hecho la Junta Directiva del Banco de la República,  comprar dólares para evitar que la apreciación del peso fuera mayor a la alcanzada hasta la fecha (15%), a costa de generar pérdidas en sus estados financieros que superan los $ 2.6 billones de pesos, por la diferencia en cambio las cuales deben ser financiadas por el presupuesto nacional. Todo para tratar de mantener la competitividad de la industria y del sector agropecuario.
Hoy la situación es inversa, el B de la R no tendrá que salir al mercado a comprar dólares, lo que le significará un ahorro por la diferencia cambiaria recuperando parte de las pérdidas sufridas en los años anteriores. De acuerdo a su balance contable durante el año 2014, las pérdidas se disminuirán ostensiblemente y de seguir el dólar con esa tendencia durante el 2015 su balance arrojará ganancias .El primer gran ganador de la apreciación del dólar frente al peso es el Banco de la República.

 

¿Quién o quienes ganan con la apreciación del dólar?

  1. El Banco de la República por la valoración de su reservas internacionales en dólares,  y porque no necesita comprar dólares para compensar a  los exportadores con la tasa de cambio
  2. Los exportadores,  principalmente los que utilizan materia prima nacional, sus productos bajan de precio en el mercado internacional y reciben más pesos por cada dólar exportado
  3. El sector turismo nacional, los costos para los turistas extranjeros se bajan ostensiblemente y los turistas nacionales al encarecerse los viajes al exterior,  decidirán hacer turismo interno.
  4. Los colombianos que reciben remesas de sus familiares  reciben más pesos por dólar, los que les otorga un mayor poder de compra.

 

¿Quién o quienes pierden con la apreciación del dólar?

  1. Los importadores. Tanto los que importan bienes de capital para la industria como los que importan bienes y servicios les corresponde pagar más pesos por sus importaciones.
  2. Los turistas colombianos. Salir  del país se les hace más costoso. Lo que podría favorecer el turismo interno.
  3. Los colombianos en general por el posible aumento de la inflación por el incremento en los precios de los productos importados.
  4. El gobierno y el sector privado  al incrementársele el valor en pesos de  su deuda externa.

 

  

¿Cuál es el verdadero impacto para el país de la apreciación del dólar?  

Para medir ese impacto partimos de la base que la TRM en enero de 2014 fue de $1.932.59 y en diciembre de ese mismo año era de $2.405.31, lo que significa una diferencia de $472.7 pesos por dólar, un 24.5% de incremento.

Los cálculos lo haremos tomando en cuenta esta diferencia de TRM y suponiendo que ese fue el comportamiento durante todo el año 2014 y con la información oficial disponible.

 

CONCEPTO              US$Millones     Diferencia    Perdida o Ganancia

                                                                                  Billones de pesos                          

EXPORTACIONES*           51.061           472.7                    24.1.

IMPORTACIONES**           53.186          472.7                    (25.1)

DEUDA EXTERNA***         98.590          472.7                    (46.6)

PÚBLICA                             58.281          472.7                    (27.5)

PRIVADA                             40.309          472.7                    (19.1)

RESERVAS INT ****            47.106          472.7                     22.3

                                  

LAS REMESAS+                    4.070          472.7                       1.9

RESULTADO NETO                                                              (23.4) 

**Noviembre /14 ** Octubre /14   ***Septiembre/14 ****Octubre/14+estimada a diciembre/14          

 

Medido el impacto del dólar sobre las anteriores variables, arroja como resultado una pérdida  neta para el  país de unos 23.4 billones de pesos, de los cuales el gobierno central tiene una pérdida de $5. 2 billones de la diferencia entre los pesos que genera sus reservas internacionales y el monto de la deuda externa, el resto de la pérdida la asumen los importadores y el sector privado endeudado en el exterior,  saliendo beneficiados los exportadores con $24.1 billón de pesos que obtienen de más y los colombianos que reciben remesas de sus familiares con unos ingresos extras de $1.9 billones de pesos. 

 

¿Por qué el dólar se aprecia y el peso colombiano se deprecia?

 

  1. Por las medidas tomadas por la FED (Reserva Federal de los Estados Unidos) de frenar los estímulos monetarios de EE.UU e incrementar las tasas de interés,  poniéndole punto final al dinero barato y al poco riesgo de tener inflación. Esta medida ha repercutido en los mercados emergentes y en los otros países desarrollados apreciando el dólar y depreciándose monedas como el euro, el rublo ruso, el real brasilero, el yen y por supuesto el peso colombiano cuya depreciación fue en el 2014, del 24.5% y en lo corrido de este año,  del 1 de enero al 12 de enero va en el 6%.
  2. La desaceleración de la economía de China, India y Brasil  que venían jalonando al resto de las economías del mundo y al bajo crecimiento o nulo crecimiento de la Unión Europea, lo que ha permitido bajar el precio de los commodites,  especialmente el del petróleo que de un precio de US$108 el barril, hoy está cerca de los US$50 dólares con tendencia a  la baja. El efecto de la baja del precio del petróleo es significativa para el país, porque eso incidirá en la disminución de las exportaciones ya que el petróleo al lado del carbón y otros minerales,  representan el 59% der las exportaciones colombianas.
  3. La fuga de los capitales especulativos (golondrinas) que ante una posibilidad de incremento de la tasa de interés en los EE.UU y una mayor rentabilidad de los bonos a 10 años,  buscan  refugio con la economía norteamericana,  abandonando a los países emergentes entre los cuales se encuentra Colombia.
  4. La disminución de las exportaciones colombianas que a noviembre fueron de US$51.061 millones, cuando en el año 2013 fueron de US$58,824 millones , lo que indica que el total de exportaciones dado el precio del petróleo en diciembre, solo lleguen a unos US$54.800 millones, lo que significa US$4.024 millones de dólares menos.
  5. La disminución en la inversión extranjera directa (IED) producto de la caída del precio de los commodites y especialmente el petróleo en más de US$50 dólares el barril,  lo que frena las inversiones en ese sector. Durante el año 2013,  la IED fue de US$16.200 millones, y para el 2014 se espera lleguen a US$ 13.200 millones, o sea US$3.000 millones menos
  6. El poco o nulo crecimiento de las remesas que por la falta de información trabajamos bajo el supuesto de que este año recibiríamos la misma cantidad del año 2013, pero la tendencia es que disminuyan.
  7. La salida de capitales colombianos que supera a la del año pasado en más de US$5.000 millones de dólares
  8. El menor posible endeudamiento externo durante el año 2015, por el incremento de las tasas de interés
  9. El lavado de divisas producto del narcotráfico y del contrabando que es posible que en el 2015 disminuyan,  producto de los controles establecidos en la nueva reforma tributaria y el mayor control en los países consumidores de droga colombiana.

 

De acuerdo a lo anteriormente expuesto podemos concluir que el peso colombiano hoy se está depreciando porque la entrada de dólares al país ha disminuido y por supuesto a las medidas económicas tomadas por la FED y a la baja del precio del petróleo producto de la disminución en el crecimiento económico de las economías  de la China, India, Brasil y el bajo crecimiento de la Unión Europea y  los países emergentes.

De mantenerse esa tendencia, el dólar se seguirá apreciando en el mundo y en el caso colombiano por ser un año político,  el dólar se dispare hasta llegar  a finales del año a precio cercano a los $3.000, o sea, una depreciación con relación al dólar cercana al 25%. Lo que seguirá disparando la inflación,  vía productos importados.

Creemos que el gobierno debería aprovechar la coyuntura actual de la apreciación del dólar,  para fijar unas políticas públicas que le permitan al sector agrícola producir parte de las toneladas de maíz, arroz, algodón , sorgo y legumbres que importamos
Compartimos lo que afirma Indalecio Dangond en sus columnas del periódico “Termómetro”,  que debemos sembrar 500 mil hectáreas de maíz, con alta tecnología y capital  en extensiones de tierra  iguales o superiores  a  20.000 hectáreas para alcanzar una producción por hectárea de maíz de 7 toneladas, lo que ayudaría a incrementar la productividad y el empleo en el campo. Igual se puede hacer con otros productos de alto consumo  como el arroz, el sorgo y el algodón.

 

Es hora de que tanto los industriales que exportan como los agricultores,  le devuelvan al país el sacrificio que se ha hecho en los últimos años tratando de mantener una tasa de cambio competitiva,  y por otra parte otorgándole subsidios que desde el punto de vista de los recursos para inversión social han sido cuantiosos.

 

Es hora de  cambiar la ecuación que se ha venido aplicando en el país de que las pérdidas de las empresas se socializan y cuando obtienen utilidades estas se quedan todas en manos de los privados.

 

La situación económica del país para el año 2015 no es las mejor, su crecimiento será inferior al 4%, el precio del petróleo seguirá bajando, lo mismo que el de los otros commodites, se incrementará la inflación y el desempleo,  y tendremos un dólar caro con unas tasas de interés altas y una disminución significativa en la IED y en la entrada de capitales, pero tampoco eso significa lo peor del mundo, tenemos un buen manejo de las variables macroeconómicas,  reconocido internacionalmente lo que debe ayudarnos a pasar este temporal que afecta a la economía mundial y lograr la firma de la paz con la FARC y el ELN que tanto necesitamos.