JS Blinker - шаблон joomla Создание сайтов
 español  ingles

El Vacío Marco Jurídico de las Regiones en Colombia

Resultado de imagen para region caribe
Por: Camilo José Bolaños Colina.
La Región Caribe como entidad territorial autónoma encuentra su fundamento en los artículos 1º, 286 y 306 de la Constitución Política, el primero nos habla de la “autonomía territorial” como un principio que rige al Estado colombiano; el segundo permite la creación de Regiones Administrativas y de Planeación; y el tercero nos habla del surgimiento de ellos a través de la unión de dos ó más departamentos, reglamentados por una ley orgánica expedida por el Congreso de la República. En este sentido, la creación de las Regiones Administrativas y de Planeación desarrollando el principio de autonomía territorial que trata la Constitución, otorgaría una competencia legislativa en el nuevo territorio de la Nación, pero este debe regirse a través de los lineamientos constitucionales establecidos en ella, es decir, se crea una competencia legal mas no constitucional. Resultado de imagen para region caribe Sin embargo, el Estatuto de Autonomía Regional serviría como una constitución indirecta, tal y como ocurre en los Estados federales en los cuales su constitución hace remisión a las constituciones de cada estado, pero en el plano nacional, no existe remisión alguna, pero el Estatuto dictaría la normativa idónea que regirá la actuación de toda la Región Caribe, cabe resaltar que este se encontraría sometido a la Constitución Política de Colombia.  Situación similar pasa con la Comunidad Autónoma de Cataluña, en la cual esta tiene su estatuto de autonomía, pero regida por la Constitución española de 1978, con la permisividad pertinente para ser realmente autónoma.  No hay texto alternativo automático disponible.De este modo el nivel legal establece la Ley 1454 de 2011 (Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial), quien da un lugar a las Regiones de Planeación y Gestión, aplicando para ellos los principios de “complementariedad, concurrencia y subsidiariedad en el desarrollo y ejecución de las competencias asignadas a las entidades territoriales”, lo que nos muestra una supeditación al poder central, pues nos encontraríamos solamente en un plano de descentralización administrativa y no de autonomía, real sentir de la Región. La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exteriorEl planteamiento anterior nos lleva a la tesis que hemos sustentado tiempo atrás en referencia a la opresión centralista como enemigo de la autonomía regional. Pues bien la autonomía regional trae consigo nuevas instituciones públicas que acarrearían potestades legislativas, una soberanía regional sólida y que constituiría una pequeña nación dentro del Estado colombiano. No es eso, sin embargo lo que se busca, pero sería la idea plasmada en el sentir de los idearios de esta idea de región, algo así como el espíritu de la Región Caribe.  Siguiendo al maestro Fals Borda, a partir de la promulgación de la Constitución de 1991 existe otra definición de región que es jurídica y de obligatorio cumplimiento, como desarrollo propio del artículo 306 superior. Asumiendo un modesto rol de defensor innato de la Constitución Política de 1991, debo sentar una opinión en cuanto al avance significativo logrado con el establecimiento de la región como entidad territorial de carácter potestativa. Sin duda, ello fue un gran paso para la regionalización del país. Sin embargo, es en el plano legislativo en donde se ve truncado este sentir constitucional.La imagen puede contener: océano, cielo, nube, crepúsculo, exterior, naturaleza y agua
El Congreso de la República raya en lo irrespetuoso, tomando como tontos a quienes no lo somos, expidiendo una Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial que fundamenta la región como un ente sometido (como siempre lo ha estado) al poder central, sin capacidad autonómica, descartando todo asomo de desarrollo independiente, siendo nada más que un “contentillo” burocrático para los dirigentes de turno en la época de expedición.   Es hora de dar un paso al costado con este sistema centralista incapaz de sostener la Nación y la autonomía es la forma adecuada para poder lograr un equilibrio social, económico y estatal adecuado. La imagen puede contener: exterior, naturaleza y aguaLa torpeza del centralismo y sobretodo de sus dirigentes, genera en muchos el sentimiento de la autodeterminación, escenario que no es nuevo en el mundo y que ha sido para muchos el instrumento oportuno para lograr su autonomía.  Es un largo camino que se decide afrontar, teniendo en cuenta los pasos a dar para la consecución de la región, así es el largo recorrido:  Debe el congreso crear una LOOT acorde al sentir de lo expresado por el constituyente primario en sus motivos, es decir, modificar el adefesio jurídico creado con la Ley 1454 de 2011. Establecer la Región Administrativa y de Planeación del Caribe, que depende de los Departamentos que quieran conformar esta región. La imagen puede contener: océano, cielo, nube, crepúsculo, exterior, naturaleza y agua Transcurridos tres años de creación de la RAP, el Congreso de la República debe expedir una norma que constituya la Región como Entidad Territorial. Iniciar las elecciones populares de las autoridades regionales.  Aprobación del Estatuto Regional de Autonomía por parte del órgano legislativo regional.  Refrendación de lo establecido en el Estatuto Regional de Autonomía por parte del Congreso de la República de Colombia.  Control de Constitucionalidad por parte de la Corte Constitucional.  Larga será la lucha pero significante y gratificante será la victoria de la autonomía regional, es por ello que es hora de adoptar medidas vinculantes para que el sueño Caribe llegue a buen puerto. Ante el irrespeto del Gobierno colombiano frente a los resultados de la consulta popular de hace 7 años, debemos acoger un nuevo mecanismo para lograr la unidad regional. El primer paso será llegar a un acuerdo entre todos los gobernadores de la región, para luego exigir la modificación de la LOOT, así que el balón está en sus pies. Voluntad y sensatez política; y respeto por el pueblo al momento de firmar el acuerdo es lo que se les pide.